Porno erotico lesbico

Después de estar sentada tantas horas estaba completamente arrugada. Salió por la puerta principal, todavía sumida en sus pensamientos. Amelia apartó su cabello rubio, dejó un beso muy sutil sobre su cuello y se apartó mientras Carla se daba la vuelta y la miraba con una leve sonrisa. El césped era agradable y ambas se habían descalzado para disfrutar de la sensación de la brisa primaveral. Estaban solas, salvo por una familia que jugaba a la pelota a unos metros de ellas.

Carla ojeaba un libro mientras acariciaba el cabello oscuro de Amelia, que tarareaba una canción apoyada en su pecho.

Miró a su alrededor y descubrió que ya no quedaba nadie en el parque. Cerró el libro y lo dejó a un lado, sobre la hierba. Entonces, rodeó a su compañera con los brazos, atrayéndola hacia su propio cuerpo. Se sorprendió a sí misma cuando escondió su rostro en el cuello de la otra y suspiró en su oído. Amelia sintió su cuerpo temblar por aquel contacto; pues, aunque llevaban unos meses juntas solía ser ella quien daba siempre el paso a la hora de besarse o simplemente acariciarse la una a la otra. Y es que, en el fondo, ninguna de las dos era experta en relaciones y todavía menos en cómo se aman dos mujeres.

Amelia era morena, despistada, algo rebelde; mientras que Carla era rubia, responsable y muy estudiosa. La morena sonrió al recordar todo aquello brevemente, y se incorporó un poco para poder ver su rostro. Sintió fuego en su interior, como tantas otras veces había sentido en los pasillos del colegio, clase y otros sitios en los que no podía revelar esa pasión. Sus miradas conectaron. Amelia posó su mano en la mejilla de Carla y la acarició, bajando despacio por su cuello. Amy masajeó su seno por encima de la camisa, hasta que notó cómo su pezón se endurecía. Podía sentirlo a través de la tela.

Hizo lo mismo con el otro, solo para cerciorarse de que el cuerpo de su novia definitivamente reaccionaba a ella y no habían sido imaginaciones suyas. La escuchó jadear y pronto su otro pezón también se irguió erecto. El césped cimbreaba leve cuando las manos de Carla la rodearon, Amelia se detuvo y se apartó ligeramente, como si acabara de recuperar la consciencia. Sé que dijimos que iríamos despacio, pero me cuesta mucho controlarme. Te deseo tanto…. Amelia retomó ese rítmico movimiento de caderas y se sorprendió al ver cómo su chica abría las piernas dejando que se acomodara mejor entre ellas.

Sus manos comenzaron a desabrochar los botones de la camisa de Carla de forma atropellada, ansiosa.

… Más historias Eróticas…

Amy no quiso oírlo. Necesitaba sentir cómo era el tacto de su piel y cómo se sentía tocarla. Sus yemas por fin acariciaron la zona que no estaba cubierta por el top crudo que llevaba y se recrearon en ella. No tardó mucho en introducir los dedos bajo la tela y acariciar sus pezones rosados, que estaban del todo erectos. En aquel momento solo podía pensar en cómo complacer a su novia, sin importar dónde estaban y a pesar de que sus manos eran inexpertas y sus movimientos torpes.

Por ello, se dejó guiar por su cuerpo y por el de Carla, que se contoneaba sobre la hierba con cada nueva caricia.


  • Porno suave para mujeres, hombres y parejas!
  • quiero conocer mujer americana.
  • Lesbianas Incesto lesbico.
  • mujeres solteras de ipiales nariño.
  • tarot serieux gratuit amour!

Rompió el beso con desgana tan solo para mirar los ojos de la joven y encontrar en ellos la respuesta que buscaba: En otras circunstancias le habría pedido que lo verbalizara, pero estaba tan excitada por la situación que se conformó con aquella mirada oscurecida y alentadora. Comenzó a besar su cuello, bajando por él hasta terminar en su pecho.

Mordió uno de sus pechos al notar la humedad de su novia y, por un momento, se sintió desfallecer al escuchar aquel nuevo sonido a caballo entre un gemido y un gruñido. Carla asintió un par de veces, no podría haber hecho otra cosa. Pero a Amelia no le importó. Subió un momento porque creía haber olvidado el sabor de sus labios y suspiró contra ellos cuando notó cómo la rubia correspondía el beso con impaciencia.

Las manos de Carla viajaban sin rumbo fijo por el cuerpo de su compañera, hasta que llegaron a su sexo, que también pedía a gritos algo de atención. Entonces, la joven colocó la palma de su mano sobre él de forma imprevista, haciendo presión, lo cual sobresaltó a una Amelia que, con poco cuidado, introdujo uno de sus dedos dentro de Carla.

Relatos Eróticos Lésbicos. Relatos porno de lesbianas Gratis | Marqueze

Hace tiempo que la miro de una forma distinta pero nunca me he atrevido a insinuarle nada. Los saludos de rigor y alguna que otra invitación pendiente a un café, que nunca se ha dado. Pero la otra […].

Tiempo Final Lesbianas (completo)

A pesar de que muchas mujeres terminan probando la polla de varios hombres, incluso al mismo tiempo, nada se compara como estar al lado de una suave mujer que sabe dónde tocar, cómo lamer el coño , las caricias que estremecen el cuerpo y lo mejor de todo, saben cómo follar de verdad. Los primeros encuentros sexuales entre mujeres lesbianas ocurren durante la juventud , donde las chicas ansiosas por recibir placer permite que sus primas o vecinas les toquen los senos, le chupen la concha y le introduzcan los dedos hasta mojarlas todas. Durante el estallido hormonal la libido aumenta a un nivel donde no hay retorno, la lujuria se apodera de las chicas quienes prefieren pasar de un tía y dejarse llevar por otra mujer, las amigas son un desahogo para estas chicas que empiezan a experimentar cómo darse placer unas a otras.

Resulta placentero y muy morboso ver a dos mujeres follando , la fantasía de todo hombre, quienes llegarían a pagar para ello, pero en esta ocasión es totalmente gratis, todas las experiencias lésbicas de chicas de universidad donde una polla no sirve para aplacar su lujuria, ya que requieren de la atención de otra mujer para poder llegar al orgasmo. Si todavía no te animaste a estar con una mujer, lee los mejores relatos y tócate las tetas hasta que te mojes de placer.

Ranking de las mejores películas sobre lesbianas

Fetichismo En el Metro. Despedida de soltero Sexting.

Colegialas Jovencitas Maestra Perdiendo la virginidad. Maduras Embarazadas Interracial Monjas.


  • essalud citas por internet?
  • chica busca chico en cantabria.
  • julio un hombre solo.
  • Masaje erótico lésbico con Ariella Ferrera?

Maduros Vecina. Entre hermanos Madre e hijo Incesto Real Tia.

Masaje erótico con final feliz lésbico

Prima Sobrina Suegra Cuñada. Incesto Gay Incesto lésbico Incesto Cortos. Nombre de usuario o dirección de correo. No tienes una cuenta? To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. Buscar Buscar: En el Ginecólogo. Relatos por compañía….

Fantasías y gustos…. En Familia…. Relatos Gays y Lésbicos…. Iniciar sesión Registrarse. Ingrese los datos de su cuenta y le enviaremos un enlace para restablecer su contraseña.